La investigación y mejora genética ha permitido durante las últimas décadas obtener resultados que los agricultores individualmente hubieran tardado siglos en conseguir. La innovación vegetal es clave para dar respuestas a las necesidades de la sociedad.

Debido a la innovación en obtención vegetal, en 25 años los rendimientos económicos del trigo han aumentado un 270%, los del tomate ha aumentado un 1.200%, los del maíz un 110%, los del olivar un 300% y los del viñedo un 200%.

Descargar PDF