Consideramos que la publicación del estudio de la Comisión es un paso clave para permitir que Europa adapte su legislación que tiene más de 20 años de antigüedad al progreso científico. Este estudio no debe convertirse en una oportunidad perdida. ¡La Comisión y los Estados miembros deben actuar ahora y evitar largos procesos innecesarios que impliquen dejar a Europa fuera de la innovación agrícola!

Descargar PDF