ETAPAS DE LA MEJORA GENÉTICA

La mejora genética moderna cuenta con dos etapas:

  • La primera es conseguir variabilidad genética mediante diferentes técnicas.
  • La segunda consiste en seleccionar los cultivares así obtenidos hasta desarrollar variedades adaptadas a condiciones específicas.

Hasta el siglo XX los avances en mejora genética vegetal fueron prácticamente nulos, puesto que los cruces que se producían no eran intencionados, y por tanto, no se favorecía la biodiversidad.

EVOLUCIÓN DE LA OBTENCIÓN VEGETAL

El desarrollo de nuevas variedades vegetales a través de la mejora genética es una actividad  compleja que requiere una gran inversión económica a largo plazo: la elección de las líneas parentales que puedan transmitir las características buscadas, la realización de cruzamientos, la selección y depuración posterior, etc.

Son actividades que, según las especies, suponen un plazo de tiempo de hasta 10 ó 12 años y costosas inversiones en material y personal técnico. De manera que el coste medio asciende a varios millones de euros hasta poner en el mercado una nueva variedad.

HERRAMIENTAS DE LA OBTENCIÓN VEGETAL

La finalidad de la mejora genética vegetal es aumentar el rendimiento, la calidad y/o reducir los costes productivos en lo que atañe a los alimentos, plantas ornamentales y otros productos industriales provenientes de las plantas de cultivo.

Teniendo en cuenta, a su vez, la satisfacción de la población, del productor y del propio entorno.

Para seleccionar o mejorar las plantas y los cultivos pueden utilizarse distintos procedimientos genéticos. La elección de uno u otro depende de las características de cada especie y de los recursos humanos y económicos disponibles, pero siempre tienen el objetivo común de conseguir un aumento de la producción o la mejora sustancial de las distintas variedades para satisfacer así las necesidades de la población.

Con carácter general y de forma simplificada, las técnicas de mejora genética se pueden agrupar en tres bloques:

La hibridación es la acción de cruzar sexualmente dos individuos de distinta constitución genética, es decir, dos variedades o especies diferentes, para conseguir potenciar en la descendencia caracteres parentales deseados. De esta combinación se derivan también otros rasgos indeseados, es por ello que tras la hibridación suele ser necesario realizar un proceso de selección durante varias generaciones, eliminando así aquellas plantas que sostengan rasgos desfavorables. Cuando se obtienen híbridos cuyos caracteres deseados ya están suficientemente desarrollados, se suelen reproducir por métodos asexuales (injerto, acodo), de esta forma se consigue sostener los rasgos idénticos entre individuos. Se trata de una tecnología dominante en el momento actual, que hizo su aparición con la llamada revolución verde, a mediados del siglo XX.

En la hibridación de ácidos nucleicos (ADN o ARN) se combinan dos cadenas de ácidos nucleicos con secuencias de bases complementarias en una única molécula de doble cadena, que adquiere la estructura de doble hélice. Dos cadenas complementarias se unen rápidamente porque la velocidad de hibridación es directamente proporcional a la similitud genética entre las dos muestras.

 

La mejora vegetal aplica los principios de la genética para, cruzando dos variedades o especies diferentes, producir variedades con mayor resistencia a las enfermedades, mejores valores nutricionales o sabores más agradables. Este fenómeno se aprovecha en la producción a gran escala de cultivos hortícolas y maíz.